Se ha producido un error en este gadget.

29.12.10

Caballos domésticos

Lo normal es elegir como mascota un gato, un perro, un roedor, un ave, mascotas que se pueden tener fácilmente en casa y que están bastante admitidas.



Pero existe otro tipo de gente, también amantes de los animales, que han elegido como mascota a un caballo.

¿Y qué supone tener un caballo como mascota? En vez de participar a un nivel medio-alto en competiciones equinas, el objetivo es tenerlo para disfrute propio, salir al monte, pasear y estar a gusto con él.

Podemos instalar al caballo en una hípica, donde se le ofrecen diferentes servicios básicos: un habitáculo donde vivirá, con unas dimensiones de 3x3 metros (sería más que suficiente). Allí le darán de comer 3 veces al día: 2 kg mañana – 2 kg. mediodía – 2 kg. noche, pienso y avena. Además, se le facilitará un bebedero automático, donde se refrescará él mismo cuando tenga sed.

Tareas diarias:

- Visitarle todos los días, aunque no sea para montar, ir a verle.

- Cepillarle.

- Limpiarle los cascos (que no cojan humedad, etc.).

- Si hay tiempo para montar, que se ejercite en el picadero, que no esté encerrado ya que se aburrirá.

Después de hacer ejercicio sudará y se ensuciará, con lo que habrá que bañarlo y secarlo, experimentando una sensación agradable de masaje, que le permitirá dormir y descansar mejor.

Con el tiempo, se establecerá una relación muy estrecha con el caballo después de todas las atenciones y cuidados que le dispensaremos, y sabrá cuándo le vamos a ir a visitar, reconociéndonos fácilmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario